Así vivió Manuela Cuadros su intercambio en la Kennedy

Blog
Comunidad Kennedy
15 febrero, 2019

Por Luisa Rodríguez para Somos la Kennedy, Septiembre 20, 2018 En el 2017 Manuela supo que había una convocatoria de su universidad en Medellín, Colombia, para hacer intercambios. Le contaron que universidades en varios países de Latinoamérica como México, Argentina, Brasil, Perú, Chile y Panamá, abrían sus puertas a estudiantes de otros rincones del mundo para estudiar un periodo y ampliar su conocimiento en materias de su carrera: Comunicación Social.   Ella se puso en la tarea de reunir todos los requisitos y escoger el país de destino. ¡Salía por primera vez del país! Y se propuso evitar los prejuicios que pudieran afectar sus decisiones, así que analizó todos los programas, las materias que podría ver, hizo las comparaciones con relación al programa de estudios que estaba haciendo en Colombia, pensó en lo que podía aprender a nivel cultural, y comenzó a sacar sus propias conclusiones con la ayuda de profesores y amigos.   Después de mucho análisis el resultado final fue la Kennedy. Manuela sabía que viajando a Argentina iba a aprender y a ampliar su visión del mundo y no se equivocó, ella nos contó:  

“Me dije: no me voy a ir con prejuicios ni con ideas que de pronto no son ciertas porque quiero que todo me salga bien y me guste. Yo no había salido del país, para mí todo era nuevo, todo lo que me iba pasando, lo que me iban contando, lo que veía, lo que comía, todo para mí era nuevo.”

  Cuando Manuela llegó a la Argentina y conoció a sus compañeros de la Kennedy se propuso comprobar que las ideas que muchos tenían sobre este país estaban muy lejos de la realidad, y a medida que iba visitando más lugares e iba recibiendo más clases y aprendiendo otras perspectivas del mundo, entendió que cada persona ve las cosas a su manera, y que ella estaba formando su propio concepto en ese momento: encontró gente amable dispuesta a recibirla, enseñarle sobre su cultura, su forma de estudio, de trabajo y el relacionamiento con los demás.   En cuanto a la dinámica de clases y el día a día de la Kennedy, Manuela fue reconociendo las diferencias con su universidad en Colombia; la forma de calificar, la metodología para presentar los trabajos y la sumatoria entre parciales, trabajos finales y exposiciones. Ella encontró que en la Kennedy tenía más oportunidades para demostrar sus habilidades, sus aptitudes, y a la vez sintió más exigencia, esto le gustó mucho, pues afirma que el hecho de sentir un nivel alto de compromiso con sus materias en el intercambio le ayudó a aprender más.  

“En la Kennedy pude ver tres materias: técnicas de entrevista, taller de radio y opinión pública. Principalmente me gustaron las técnicas de entrevista y opinión pública. Sobre opinión pública al principio no entendía muy bien porque hablaban de la historia y los acontecimientos de Argentina y usualmente uno no sabe todo esto, pero los compañeros y el profesor me iban diciendo, o se investigaba, todos me iban ayudando con cualquier cosa que no entendía o me explicaban. Me gustó bastante la materia porque aprendí del país y siendo tan diferente al mío tuve muchas oportunidades para aprender. Estando allá me tocó todo el tema de las elecciones, entonces analizábamos todo a nivel político y social.”

  Además de los nuevos conocimientos, Manuela tuvo la oportunidad de reforzar temas que ya había visto en Colombia y encontrar nuevos puntos de vista de sus compañeros de la Licenciatura de Periodismo y de la carrera de Opinión Pública. También se encontró con otros colombianos que estaban estudiando estas carreras completas en la Kennedy, ya se habían adaptado culturalmente y sentían mucho cariño por el país y por la universidad, así que también compartieron experiencias y la apoyaron en su intercambio.   Le preguntamos a Manuela qué recomendaciones les daría a sus compañeros en Colombia sobre los intercambios con la Kennedy y esto fue lo que comentó:  

“Yo siempre le digo a todas las personas que me preguntan esto, que hagan un intercambio porque es algo muy enriquecedor para uno como estudiante y como persona; uno abre la mente a cosas diferentes, y descubre que sí le gustan ciertas cosas o actividades que pensaba que eran aburridas o feas sin haberlo intentado. Además, uno aprende a ser más independiente porque se va solo a un lugar en el que no conoce a nadie, a hacer todo y a tomar decisiones por sí mismo.”

  Otro tema cultural nuevo para ella fue la forma de hablar de las personas, al principio no lograba entender muy bien las conversaciones y las clases, pues en su ciudad y en general en Colombia se habla más pausadamente, ¡Son cosas que pasan muy seguido, muy normales y propias de un intercambio! Lo que relató Manuela es que con el paso de los días, su oído se acostumbró y pudo entender, participar y llevar sus clases normalmente.  

Manuela dice que volvería a la Kennedy para hacer un posgrado relacionado con opinión pública, descubrió que es un campo del que quiere aprender mucho más y que temas específicos como el marketing político y las estrategias de comunicación en la política llaman mucho su atención.

 “Me gustó mucho estar en la Kennedy, los profesores son muy buenos y algunos de ellos también estudiaron allá entonces tienen mucho sentido de pertenencia, quieren mucho la Universidad y eso se lo transmiten a uno, espero regresar.”